El diseño responsivo es algo más que un simple diseño, se trata de diseñar para la web, lo que significa, sobre todo, hacer un diseño que se adapte a cada navegador.

Hasta no hace mucho tiempo, los diseños web tenían sólo en cuenta el tamaño de la pantalla y el tipo de entrada. Con el auge de los dispositivos móviles y tabletas y las distintas formas de interactuar, estas suposiciones se han quedado cortas. Tenemos que actualizar los valores por defecto que utilizamos cuando comenzamos el diseño de los sitios.

¿Cómo ha cambiado internet?

Tipos de pantalla

En la década de los 90 la medida estándar de ancho de pantalla era de 640 píxeles. En la década de 2000, creció a 800 píxeles. Unos años más tarde, decidimos que debería ser 1024 píxeles. Pero hace cinco años, de repente, sucedió algo extraño. Un dispositivo con una pantalla muy pequeña entró en el mercado. De repente, nuestras ideas sobre el tamaño de pantallas para la web dejaron de funcionar. Más tarde, entraron en el mercado de las tabletas y la posibilidad de rotar las pantallas para visualizar el contenido.

Todos los usuarios usan un ratón

Siempre hemos asumido que todo el mundo utiliza un ratón. A pesar de que sabíamos que esto no siempre es cierto, la mayoría de los diseños ignoraron por completo las formas alternativas de interactuar.

Las personas que tenían que utilizar un teclado, por cualquier razón, tenían una experiencia de usuario pobre con la mayoría de los sitios web.

Así pues se diseñaba para la mayoría, creando sitios web que eran inutilizables para un montón de gente. Y esto resultó ser un número cada vez mayor.

Muchas interacciones mouseover son completamente disfuncionales en un dispositivo táctil. Y como estos dispositivos táctiles ahora son usados por diseñadores y clientes, los diseñadores tienen en cuenta estos dispositivos a la hora de diseñar.